domingo, 26 de abril de 2015

HOMENAJE A UN PROFESOR HÉROE "El Mundo" viernes 24 de abril de 2015 y Institut Joan FusterMUNDO POLÍTICO DE CATALUÑA

Sr. Director:

              Se llamaba Abel Martínez, pero eso a casi nadie le interesa.
Era, según dicen, de Lérida y tenía 35 años. Trabajaba como profesor de Historia en un instituto de Barcelona y murió en acto de servicio.
              Cayó abatido a la puerta de su aula, cuando acudía a poner orden en un incidente escolar.
Fue muerto (¿podré decir asesinado?) por un estudiante incontrolado del que sabemos casi todo y por el que todo el mundo -desde jueces a periodistas, pasando por psicólogos y políticos- está muy preocupado. Nadie sabe nada (ni importa al parecer) de Abel y su familia, de sus padres o hermanos, de su novia o tal vez de sus hijos.
              Era un profesor. Si hubiera sido un militar caído en lejanas tierras, habría ido a buscar su cadáver el ministro del ramo, se le habrían hecho honores de Estado y seguramente le habrían condecorado con distintivo rojo o amarillo, vaya usted a saber.
Pero Abel era, simplemente, un profesor.
              Un profesor interino, para más inri. El prime docente muerto en las aulas en nuestro país no se merece el oprobioso silencio, el incomprensible ninguneo que le han dedicado los medios de comunicación.
Así que solicito desde aquí que el próximo instituto que se inaugure en España lleve el nombre de Abel Martínez , y la Cruz de Alfonso  X el Sabio.

Luis Azcárate Iriarte. Pamplona
Un país se defiende por la importancia que se le da a la educación y a sus maestr@s y profesor@s.



Institut  Joan Fuster

MUNDO POLÍTICO DE CATALUÑA:

Los centros educativos necesitamos tiempo:

- Para escuchar a nuestro alumnado.
- Para atenderlo como es debido y se merece.
- Para trabajar con las familias.
- Para hacer equipos docentes y compartir estrategias de intervención.
- Para atender la diversidad de forma adecuada.
- Para buscar recursos.
- Para crear recursos.
- Para implicarse con el entorno.
- Para coordinarnos con profesionales del mismo centro.
- Para dedicar el tiempo necesario para atender necesidades concretas y diversas del alumnado y sus     familias.

Basta de confiar en el compromiso y buena voluntad de un sector profesional muy implicado con el trabajo que se deja la piel día a día.

POR FAVOR DARNOS TIEMPO !!

Nuestro trabajo es mucho más que dar unas clases.
Un profesor amante de su profesión y ahogado en un mar de recortes.
Por favor, haced correr por el medio que deseeis y podáis.



domingo, 12 de abril de 2015

PILAR JURADO

http://www.abc.es/cultura/musica/20141111/abci-entrevista-pilar-jurado-201411102103.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Pilar_Jurado



Betty Friedan vida y obra : "El malestar inexplicable de la desigualdad"

http://nuriavarela.com/betty-friedan-en-el-93-aniversario-de-su-nacimiento/

Con "La mística de la feminidad"


Mística de la feminidad

Mística de la feminidad es el nombre de un libro clave del Feminismo de la segunda ola del feminismo (1960-1990) con el que su autora Betty Friedan ganó elpremio Pulitzer en 1964. Publicado en Estados Unidos en 1963, en la introducción, trata “el malestar que no tiene nombre”, que según las investigaciones que realizó Friedan, aquejaba a las mujeres estadounidenses de clase media y que la autora identifica con "la mística de la feminidad". Este libro fue el punto de arranque del feminismo de los años 70, marcó el final del interregno y de la mística femenina. Se constató que:
En los hogares tecnificados, las mujeres sufrieron un retroceso en el ejercicio de derechos ya conquistados
aunque los derechos políticos se tenían -resumidos en el voto-, los educativos se ejercían , las profesiones se iban ocupando (...)las mujeres no habían conseguido una posición paritaria respecto de los varones. 1
Friedan describe el período de los años 50 en el que el modelo educativo, difundido después de la Segunda Guerra Mundial, se dirigía a que las mujeres decidieran elegir la opción de regresar al hogar, después de haber conquistado el derecho al voto y a la educación y de haber accedido a un empleo. La expresión mística de la feminidad, según su autora, se emplea para describir un conglomerado de discursos y presupuestos tradicionales acerca de la feminidad que obstaculiza el compromiso intelectual y la participación activa de las mujeres en su sociedad.2 Sin independencia económica, el modo de vida del ama de casa en ese nuevo hogar tecnificado, produce soledad, depresión y otros cuadros médicos calificados como "típicamente femeninos". Friedan analiza el sistema económico en el que se vende a las mujeres una identidad acorde con la unidad familiar de consumo en que se ha transformado la familia.
No tenía sentido salir a competir en el mercado por un puesto de cualificación media o baja cuando se podía ser su propia jefe. Una "mujer moderna"no sólo tenía a punto su hogar tecnificado, sino que establecía las relaciones por las cuales el marido podía progresar:reuniones, asociaciones, cenas, partys, que hincharan las velas del progreso familiar. 1