sábado, 31 de mayo de 2014

Violan y asesinan a tres hermanas de 6, 9 y 11 años. En la India.

INDIA: VIOLAN Y MATAN A 3
HERMANAS DE ENTRE 6 Y 11 AÑOS

http://noticierostelevisa.esmas.com Tres hermanitas de 6, 9 y 11 años fueron violadas, asesinadas y arrojadas a un pozo la semana pasada en el oeste de la India, informó una fuente policial. Las niñas desaparecieron el 14 de febrero al finalizar las clases en el colegio, y fueron encontradas dos días más tarde en el fondo de un pozo - con sus mochilas y sus zapatos - a medio kilómetro de su casa en el pueblo de Murmadi, en el estado de Maharastra, explicó la superintendente de policía Arti Singh. "Las tres fueron violadas antes de ser asesinadas", afirmó Singh.
Según recoge la cadena de televisión NDTV, el abuelo explicó que las niñas fueron atraídas con comida por unos desconocidos. Las pequeñas perdieron a su padre hace cuatro años y vivían con su madre en la extrema pobreza. Los residentes del pueblo denunciaron que las fuerzas del orden trataron de registrar el caso como un accidente.

Los vecinos afirman que sólo tras las protestas en las calles las fuerzas del orden ahora investigan las muertes. Si no hubiera sido por la protesta de la madre, es posible que la policía no hiciera nada. Pero ahora que el caso recibió la atención internacional, se han creado cinco equipos para buscar a los culpables y ofrecieron una recompensa de casi 700 euros por información que conduzca a su detención. La violación en grupo en un autobús de Nueva Delhi de una estudiante de 23 años - la cual no sobrevivió a la agresión - el pasado diciembre desató protestas y un gran debate acerca de la situación de la mujer en la India. 
Tras las protestas multitudinarias por aquél hecho que conmocionó a todo el país, la prensa india informa a diario sobre abusos sexuales y violencia contra la mujer, lo que ha obligado al Gobierno a tomar medidas para mejorar su situación, como la creación de tribunales rápidos.

Cuando las mujeres cristianas se casan con hombres musulmanes

http://alianzacivilizaciones.blogspot.com.es/2009/11/cuando-las-mujeres-cristianas-se-casan.HTML

 

Amenazan de muerte a la autora de una página en Facebook de mujeres iraníes sin velos

Masih Alinejad, la periodista iraní que creó la página de Facebook en la que cientos de mujeres iraníes han publicado sus fotos con el pelo al aire en espacios públicos, violando la exigencia de usar el velo islámico, ha sido amenazada de muerte.
Tras el éxito de la página "Las sigilosa libertad de las mujeres iraníes", que en menos de un mes ha recibido cerca de 400.000 "me gusta", su creadora, una reportera exiliada en Londres, ha recibido cientos de e-mails con insultos y amenazas, algunos de ellos de muerte.
"Todos los días recibo e-mails con amenazas, tanto en mi buzón personal como en el de la página, además de las difamaciones en los medios radicales iraníes, como la agencia Fars, Raja News o Jeibar Online", explica a Efe en conversación telefónica.
"Vamos a cortarte la cabeza delante de tu casa", "Tendrías que ser violada delante de tu hijo" o "Vas a morir pronto" son algunas de las lindezas que recibe de usuarios anónimos.
Otras amenazas son menos terrenales, como "Alá te va a matar".
Según ella, en los medios y páginas web extremistas han llegado a publicar noticias absolutamente falsas como el que ha sido violada por tres hombres en Londres.
"Puedes no estar de acuerdo con mis ideas y discutirlas, pero...¿insultar?. ¿Decir que me han violado?.¿Publicar que tengo relaciones sexuales con varios hombres fuera del matrimonio?. Esto es una forma de lavar el cerebro a la gente", afirma irritada.
"Trato de ignorarlo, pero, honestamente, a veces no puedo. Publican cosas sucias. En ocasiones me asusto, pero otras no me lo tomo en serio y pienso que no pueden hacer nada", añade.
Le acusan de arruinar la imagen de las mujeres iraníes y de ser antirevolucionaria (en referencia a la Revolución Islámica) y antiislámica.
Ella, sin embargo, argumenta que como periodista su obligación es reflejar la realidad de que su país (al que tiene prohibido volver) "no es solo el Irán que cree en el hiyab (velo islámico)".
"Hay millones de mujeres en Irán que no quieren llevar hiyab. Ellos no pueden pararlo, así que intentan pararlo en Facebook y en Instagram. Y como tampoco así pueden, tratan de atacar a las personas como yo y dañar su imagen", concluye.
 
EFE

miércoles, 28 de mayo de 2014

Secuestros de mujeres en Asia Central

“Mi marido me secuestró”

Una de cada tres mujeres que contrajo matrimonio en Kirguizistán lo hizo contra su voluntad: la mayoría fueron secuestradas de forma violenta y por un desconocido

La antigua tradición que se usaba para evitar pagar la dote de la novia sigue siendo socialmente muy aceptada y, pese a los esfuerzos de activistas y asociaciones, impune ante la ley


  • FOTOGALERÍA Secuestros de mujeres en Asia Central
  • Cuando Bermet salió de su casa por la mañana, camino de la universidad, nada le hizo sospechar que por la noche sería ya una mujer casada. Al terminar las clases unos jóvenes la asaltaron, la tomaron por la fuerza en mitad de la calle y la metieron dentro de un coche. Ella forcejeó durante las casi tres horas que duró el trayecto en automóvil, rodeada por desconocidos. “Luego, dejé de luchar porque pensé que me quedaría sin fuerzas”, cuenta hoy en casa de su suegra, con el pañuelo blanco de recién casada sobre la cabeza y embarazada de cuatro meses. Aquella tarde la trasladaron hasta esta misma casa, en un pueblacho a varios cientos de kilómetros de Bishkek, la capital de Kirguizistán. De madrugada contrajo matrimonio con uno de los jóvenes que la había raptado. Hoy, su marido.
    Las bodas por secuestro son una retorcida práctica que, con falsos tintes de antigua tradición, condena a una de cada tres mujeres del país a contraer matrimonio por la fuerza. Jóvenes esposas obligadas a casarse súbitamente y por sorpresa con un hombre, a menudo un desconocido y habitualmente de forma violenta.
    “Lo más duro fue explicárselo al que entonces era mi novio, el hombre al que amaba. Él simplemente no pudo hacer nada”, dice a solas Bermet, de 19 años. Majabat, de 18 años, también forcejeó y trató de zafarse de sus captores pero no tuvo tanta suerte y en uno de esos tiras y afloja fue estrangulada. El joven que la raptó se suicidó unas semanas más tarde. La tía de Majabat narra cómo ambas familias, la de la víctima y la del secuestrador, han acordado que con la muerte del muchacho la familia ya tiene suficiente castigo. Por tanto, no irán a los tribunales.
    A pesar de que hace años que la legislación de esta república castiga y persigue las bodas por secuestro, apenas ha habido condenas contra los raptores. De hecho, tan solo se ha sentenciado a dos en los últimos 20 años.
    La legislación del país condena más severamente a los ladrones de ovejas que a los de mujeres
    La condena más reciente en el país se produjo hacia finales de octubre de 2013. Un hombre de 30 años que había violado dos veces y había intentado secuestrar hasta en tres ocasiones a la misma chica, una joven de 17 años, en la región de Bakai-Ata.
    La primera vez que intentó llevársela fue el 27 de agosto de 2012, los parientes de ella lograron rescatarla. Esa misma tarde él volvió a intentar secuestrarla sin éxito. Durante semanas, él la amenazó mediante mensajes de móvil para que no delatase la agresión sexual, que por vergüenza ella tampoco contó a sus padres. Esperó hasta el 9 de septiembre de 2012 para volver a raptar a la joven. Esta vez sí, la retuvo en una cabaña durante varios días, gracias a la colaboración de su familia, y volvió a violarla. Esta suele ser una forma de justificar el matrimonio argumentando que ya ha sido consumado, a la fuerza. Los padres de ella lograron que el 11 de septiembre de 2012, a medianoche, un operativo de la policía local atrapara al agresor y dejase libre a la chica.
    Munara Beknazarova, directora de la fundación Open Line, que ha estadosiguiendo el caso afirma que el largo proceso judicial y su rocambolesco desarrollo da cuenta de la tremenda aceptación social que tiene esta práctica. Durante el proceso, la juez –“sí, una mujer”, aclara– llegó a preguntar al acusado: “¿Estaría dispuesto a reconciliarse con la víctima y casarse?”. O peor, a la víctima se le preguntó durante el juicio: “Te ofrecen una buena familia, una buena suegra, un marido guapo, ¿por qué haces esto? ¿Por qué necesitas seguir este proceso?”. Finalmente el agresor fue condenado a cinco años de cárcel. Solo se cargó contra él el delito de secuestro. Los médicos forenses nunca pudieron probar la agresión sexual.
    El primer hombre encarcelado por secuestrar a una chica en la historia del país fue Shaimbek Imanakunov, de 34 años. Ocurrió en octubre de 2012. Fue condenado a seis años de cárcel por el secuestro de la joven Kisimbai Yris, de 20. Ella, una vez secuestrada y casada, logró ser rescatada por sus padres, volvió a su hogar materno y allí se suicidó. “Deseo elegir libremente a mi compañero y si me quedo al lado de este hombre, mi vida nunca tendrá sentido”, dejó escrito.
    En los últimos 20 años, tan solo dos hombres han sido condenados por raptar a una mujer y convertirla en esposa
    Aunque estas dos condenas dan un poco de aire a las activistas, los suicidios entre jóvenes cada vez son más habituales en el país. Un lugar en el que aunque se estima que entre 8.000 y 15.000 mujeres contraen matrimonio a la fuerza cada año, tan solo 10 casos fueron denunciados y llegaron a los tribunales el año pasado, en 2013. Un país, en el que sin embargo, se celebraron en las cortes más de 600 juicios por robo de ganado. Un código penal que castiga más severamente a los ladrones de ovejas que a los de mujeres: el artículo 165 impone hasta 11 años de cárcel a aquellos que hurten ganado, pero que tan sólo condena con tres o seis años de prisión los que hayan secuestrado o intentado secuestrar a una mujer con el fin de contraer matrimonio.
    Aparentemente, la república de Kirguizistán es la vanguardia de la modernidad y la democracia parlamentaria en Asia Central. Tanto, que en 2010, una mujer, Rosa Otunbáeva, se convirtió en la primera presidenta de una exrepública soviética islámica como esta. Sin embargo, desde que cayó la URSS, los raptos de novias han aumentado considerablemente. “Al parecer, tras la independencia de la Unión Soviética en 1991, aumentaron los secuestros en el país como una forma de reafirmación cultural, como símbolo de identidad nacional”, explica Russell Kleinbach, profesor emérito de la Universidad de Filadelfia.
    Kleinbach ha dedicado los últimos 15 años de su vida a recorrer todas las aldeas del país, puerta por puerta, y conducir suficientes encuestas y trabajos de campo hasta convertirse en uno de los mayores expertos del mundo sobre este asunto. De hecho, gracias al esfuerzo investigador de este sociólogo norteamericano existen hoy algunas de esas cifras y estadísticas que dan cuenta sobre la incidencia real de estas bodas forzosas. “Aún más de 10 años después sigo conociendo casos terribles y sufriendo por mis propias alumnas”, cuenta Kleinbach, que también da clases en la Universidad Norteamericana de Bishkek, donde algunas de sus doctorandas e investigadoras han sido secuestradas.
    Un viejo refrán kirguiso dice que todo buen matrimonio debe comenzar con lágrimas
    La doctora Turganbubu Orunbaeva, que colabora con Kleinbach , fundó en el año 2000 la organización Bakubat –que significa “confort”, en lengua kirguís–. Desde una pequeña oficina aneja a su consulta ginecológica trata de dar apoyo a mujeres y sobre todo combatir la aceptación social que tiene el secuestro. También imparte talleres a adolescentes sobre relaciones de pareja, salud sexual y donde explican desde la menstruación hasta el orgasmo.
    La doctora Orunbaeva trabaja estrechamente con el clero islámico y con policías y militares. Los primeros condenan fervientemente esta práctica que se aleja de la bondad coránica y colaboran mucho y bien con ella. El segundo colectivo, el de los de uniforme, es bastante más díscolo: A pesar de los esfuerzos de activistas, ONG y el propio gobierno, la mayoría de los secuestros cuentan con el habitual beneplácito o la vista gorda de la policía local. Y los militares son un colectivo bastante prolijo en practicarlo ellos mismos. “Muchos jóvenes raptan a una chica y la obligan a contraer matrimonio antes de marcharse a hacer el servicio militar, así cuando regresen ya se han asegurado tener una esposa en casa esperándoles”, relata la doctora.
    Los secuestros de novias no tienen encaje en el Islam ni en la tradición nómada. Sólo en tiempos de pastoreo cuando dos jóvenes se amaban y el novio no podía pagar la dote a la familia de la chica, los dos enamorados convenían en organizar un secuestro por amor. El método se llamaba Ala-Kachuu, que literalmente significa: “Cógela y corre”.
    La boda de Mariam y Solo sí se hizo de esa manera, fue en la primavera de 2011. Pero es una rareza. Solo no quería secuestrar a Mariam, él es un joven muy religioso y estaba convencido de que casarse así no es de buen musulmán. Pero fueron pasando los años de noviazgo y él no conseguía ahorrar suficiente dinero como para pagar la boda. Su suegro se dedica a la construcción, tiene varias empresas y exige una boda por todo lo alto y una buena dote. Un buen día ella se lo propone a su novio: “Ya estoy harta de esperar, secuéstrame esta semana y nos casamos”.
    Durante toda la boda, Solo no bebe más que zumos de frutas, mientras sus amigotes se emborrachan primero a champán y luego a vodka, en uno de los mejores restaurantes de Bishkek. Las nupcias las ha pagado su suegro. La cara de los padres de él es de resignación, de vergüenza. A ella su suegra le regala unos pendientes, sencillos y humildes: una reliquia familiar. A él, su suegro, les entrega la propiedad de una casa.
    Kuban Kurmanbecovich tiene 32 años y es nómada. Pasa el año pastoreando ovejas arriba y abajo en las montañas. Algunos meses con la única compañía de su mujer y sus hijos, en una yurta a 4.000 metros. El resto del año vive en una aldea con otras tres familias. A pesar de que lo único que conecta a Kuban con el resto del mundo es una enorme antena parabólica, que le costó el sueldo de un mes, y sus hijos se encargaron de romper a pedradas hace poco mientras jugaban, él lo tiene muy claro: “Eso de las bodas por rapto ni es una tradición ni es nada, es de malas personas”.
    Tiene una hija, Adelina, de apenas tres años que quiere que estudie y marche a Europa, a París. “Nunca permitiré que secuestren a mi hija”, sentencia. Kuban conoció a su mujer, Elnura, en una discoteca cuando estudiaban en la universidad. Pese a ser cabrero, obtuvo el título de ingeniero agrónomo en tiempos de la URSS. Y ella, se licenció en Económicas. Él se enamoró, sedujo a la que hoy es su mujer y se casó por amor.
    En tiempos de la URSS, el amor era motivo de propaganda. Se hacían campañas que fomentaban “bodas por amor” y si eran interétnicas (rusos eslavos con kiguises, por ejemplo), se premiaba a la pareja con un buen apartamento o un coche.
    “¿Sabes? El amor es algo complicado en este país”, me dice Gulnisa, una joven de 26 años que es aquí profesora de inglés, de ruso y además tiene nociones de francés.
    Es el día de los enamorados y la mayoría de las alumnas y alumnos adolescentes de la escuela de idiomas donde trabaja Gulnisa en el centro de Bishkek, andan muy revueltos y risueños. Los pasillos han sido decorados con corazones y otros motivos bastante horteras con la excusa de San Valentín. Se ve a algún mozo kirguís desfilar con un ramo de flores en las calles de al lado, revestidas en tremendas carcasas de hielo, del frío de los días anteriores.
    Al ser preguntada por este asunto, por el amor, Gulnisa no titubea, se señala contundente el anillo de su dedo anular, la alianza de bodas, y sentencia: “Mi marido me secuestró”.
    Gulnisa estudió traducción e interpretación de lenguas modernas en la universidad pero dejó la carrera a medio terminar por su inminente boda. Mientras era universitaria aprovechaba las vacaciones de verano para trabajar como guía de viaje. Junto a un muchacho de su edad, que hacía de chófer, paseaban en furgoneta a turistas holandeses, alemanes, americanos y franceses por las montañas y valles de Kirguizistán. Juntos pernoctaban con ellos en yurtas y se mondaban con las caras que ponían al probar el avinagrado y tradicional licor de leche de yegua. “Nos reíamos mucho, era un trabajo divertido”, cuenta.
    Un día su compañero de trabajo le confesó que estaba enamorado de ella y le pidió matrimonio. “Era un chaval simpático, pero nada más”, relata. Gulnisa pronunció entonces esa sentencia, extendida por todo el planeta, para romper corazones con cierta cortesía: “Es mejor que seamos amigos”. Aunque escoció, el muchacho parece que entendió lo que le tocaba y siguieron con normalidad. Unas semanas más tarde, como era habitual, él le propuso acercarla desde su casa hasta la universidad en coche.
    Gulnisa pronto se percató de que el trayecto era otro. Acababan de secuestrarla. Sin violencia, pero sí mediante engaños, el muchacho la llevó hasta su hogar familiar, donde esperaban la madre, la tía y la abuela del joven. La mayoría de los secuestros son exitosos porque cuentan con la colaboración necesaria de la familia del secuestrador. Así se reproducen capítulos de violencia entre mujeres.
    Encerrada en el hogar de su amigo y pretendiente, despojada del teléfono móvil, no tenía escapatoria. Además una vez que pasase esa noche en casa del joven, su honor siempre sería puesto en entredicho. El padre del Gulnisa era un viejo agente de Policía retirado. “Pero es que mi padre también secuestró a mi madre y hemos sido una familia feliz, ¿qué iba a hacer yo?”, relata Gulnisa. Aceptó casarse.
    Hoy es madre de un niño de dos años por el que se desvive. Pero reconoce la envidia que siente de una amiga suya que acaba de regresar de Alemania y terminó la carrera. “Yo quería ser traductora”, dice con resignación.
    - ¿Amas a tu marido? ¿Le quieres?
    - “Es un hombre bueno. Me cae bien”, acierta a contestar Gulnisa.
    “Un viejo refrán kirguís dice que todo buen matrimonio debe comenzar con lágrimas y aun hoy no dejan de repetirlo mujer tras mujer: debemos desterrarlo”, afirma contundente la doctora Turganbubu.
    La ginecóloga habla como un huracán mientras despacha con brío a las pacientes que a veces entran literalmente de dos en dos en su consulta, se hacen exploraciones, revisiones y sobre todo muchas ecografías, como si fuese un bazar, a un ritmo loco.
    Desde la ventana de su precario consultorio local en Naryn unas montañas oscuras, moles de piedra antigua, ásperas y desnudas enladrillan el horizonte. Hay lugares en los que parece se termina el mundo. Este es uno de ellos. Pese a que el mapa confirma que al otro lado de esas montañas quedan otros 10.000 kilómetros de tierra para aburrirse gastando suela. Los lugareños explican que al otro lado sólo queda el desierto chino, el Taklamakán y la cordillera del Pamir. La nada.
    Los de Naryn lo saben, viven en un margen. Casi todas las carreteras mueren aquí. Es uno de los lugares más remotos del país y desde este bastión la doctora Turganbubu lanzó su ofensiva de llevar al parlamento nacional el debate sobre los secuestros de mujeres.
    Lo intentó en 2005, mientras gobernaba Askar Akayev, pero la revuelta de los Tulipanes que lo derrocó y puso como presidente al déspota Bakiev interrumpió el proceso. La doctora consiguió finalmente visitar la cámara legislativa junto a otras activistas el 13 de marzo de 2009, pero la transcripción de aquella propuesta quedó en entre los papeles que la revolución popular del 7 de abril de 2010 se llevó por delante. Aquel año, cientos de ciudadanos tomaron el parlamento y echaron a Bakiev. Al menos, se redactó una nueva constitución y llegó una mujer al gobierno. Aquel nuevo ejecutivo duró tan solo un año.
    Para la doctora este convulso ambiente político de Kirguizistán, en el que unos se usurpan el poder a otros mediante golpes, amotinamientos y revueltas populares, solo es reflejo de lo que ocurre en los hogares: “La violencia doméstica nunca es una prioridad para los gobiernos, pero mientras no hay felicidad, ni confort, ni en las parejas ni en las familias, es imposible que lo haya en el país”.

Las niñas niño de Afganistán



Cómo será la carga social de no tener un descendiente varón que muchas familias afganas prefieren aceptar la ilusión temporal de que sus hijas son niños. Para ello, les cortan el pelo y las visten como tales hasta la pubertad. Son las mujeres 'bacha posh', hijos inventados.

En algunas zonas de Afganistán, cuando en las familias no nacen hijos varones, agobiados por el propio aislamiento al que se somete a las niñas y a las mujeres, muchos padres deciden disfrazar con ropas y corte de pelo de varón desde muy pequeñas a una de ellas, normalmente a la hija mayor. Es una figura reconocida en la sociedad de este país que permiten mirando para otro lado, hasta que llegan a la adolescencia (sobre los 16 años aproximadamente) y que recibe el nombre de 'bacha posh', vestida como un niño en lenguaje Dari. En ese momento, tanto la familia como la sociedad decide que ya no deben seguir haciendo de varones ni disfrutando de formación y libertad de movimientos y las presionan para que vuelvan a vestirse y comportarse como mujeres: volver al hogar, preparar para casarse y tener hijos, para regresar a la invisibilidad y a la desesperanza de la desrealización personal más absoluta. A ellas nadie les pregunta y si lo hacen, apenas las apoyan. Algunas consiguen trabajos y las más afortunadas, escapan del país. Mientras que los registros históricos son vagos en establecer desde hace cuánto tiempo existe esta práctica, se cree que antes de 1900 era posible encontrarla en algunas tribus del país. Al parecer, antes de tomar la decisión de disfrazar a una niña de niño, las madres piden a su Dios que les envíe un hijo varón. Si tras la concepción del parto nace una niña, la decisión está tomada.
Hace dos años, Azita Rafhat, una parlamentaria afgana se preguntaba en un documental de la BBC persa producido por el corresponsal de la BBC en Afganistán, Tahir Qadiry, 'El problema con las niñas', "por qué necesitamos dar a una chica la cara de un niño para darle libertad". Sin embargo, ella misma había optado por criar a una de sus cuatro hijas como si fuera un chico. Aunque muy bien educada y con una carrera política de influencia, sucumbió a la percepción social dominante en Afganistán de que mientras no críes a un hombre, no eres nada. "El 'bacha posh' ocupa un lugar intermedio en el que no es una hija pero tampoco un hijo", explica la periodista musulmana Vanessa Rivera de la Fuente. "En la ausencia de hijos, la familia viste a una niña como tal, bajo la superstición de que tener un 'bacha posh' en la familia influirá en los deseos de la mujer por tener un hijo varón en un embarazo futuro", añade. Como 'bacha posh', una chica tiene más posibilidades de ir a la escuela y de acompañar a sus hermanas en lugares públicos, como por ejemplo el mercado.
Así, a estas niñas se les permite jugar en la calle y tienen todas las libertades que a las niñas y mujeres de Afganistán les son negadas. Los líderes religiosos hacen la vista gorda ante esta situación y las familias
parecen aceptar este estado colectivo de suspensión de la realidad que significa disfrazar el género de un ser humano. ¿Como será la carga social de no tener un hijo varón que la gente prefiere aceptar esta ilusión temporal? Algunas 'bacha posh' han asegurado que ser criada como a un niño aumentó su autoestima en la infancia y les sirvió para volverse mujeres independientes con un trabajo y vidas satisfactorias. No obstante, el documental 'El problema con las niñas' muestra el daño psicológico causado por este delirio: "Si mis padres me obligan a casarme, yo compensaré la tristeza de las mujeres de Afganistán y golpearé a mi marido tanto que él me llevará a la corte cada día", advierte Elaha en el reportaje, que vivió como niño durante dos décadas y sólo lo dejo porque tenia que ir a la universidad para estudiar derecho.
La exparlamentaria Azita Rafhat, una de las 68 mujeres del parlamento de 249 escaños en Afganistán, es la segunda esposa de un hombre que se casó con ella porque su primera esposa no podía tener hijos. Confiesa que como tuvo solo hijas, el miedo de ser abandonada o de que su marido tomara otra esposa la llevó a hacer eso. Fue una decisión forzada motivada por la inseguridad ante el abandono y la idea de que sin un marido, la mujer no es nada. Y la menor de sus hijas es la víctima de la situación. "¿Quieres verte como un niño y vestirte como niño, y hacer cosas más divertidas como las que hacen los niños, como andar en bicicleta, y jugar fútbol y críquet? ¿Y te gustaría ser como tu padre?", le preguntaron sus padres, relata Jenny Nordberg para 'The New York Times'. Mehran no dudó en decir que sí. A diferencia de sus hermanas mayores, pantalones verdes, camisa blanca, corbata para ir a la escuela. Nada de vestidos negros ni mascadas en la cabeza. Es verdad que juega en la calle con otros niños, una libertad insólita para las niñas en una sociedad que separa a los hombres de las mujeres. Vive en un limbo entre los dos sexos. Tiene el pelo muy corto y se hace llamar Manoush, que suena más a nombre de niño. Manoush cara de niña, vestida de niño por necesidad. De mayor llevará burka.

Mujer Pakistaní embarazada de 3 meses asesinada a ladrillazos por sus hermanos



La víctima se había casado sin el permiso familiar con un hombre de su propia elección

Una joven ha sido asesinada a ladrillazos a las 8.00 de la mañana (3.00 GMT) por tres de sus hermanos por haberse casado sin el consentimiento de su familia, según fuentes policiales. El suceso ha ocurrido en las inmediaciones del Alto Tribunal de Lahore, en el este de Pakistán, donde la víctima se dirigía para asistir como público a una vista.
"Algunos ladrillos le dieron en la cabeza y le causaron heridas mortales", ha explicado un agente local, que detalló que la mujer falleció tras ser trasladada a un hospital cercano. Las autoridades han precisado también que los agresores huyeron tras perpetrar el crimen y que aún no cuentan con ninguna denuncia por el homicidio.
La víctima decidió hace un año casarse contra el deseo de su familia con un hombre de su elección, y la pareja tuvo que huir de su localidad natal de Jaranwala, unos 100 kilómetros al sur de Lahore. Los llamados "crímenes de honor" son muy habituales en el sur de Asia y suelen implicar a varones de una familia que vengan lo que consideran una afrenta que contraviene la moral familiar de estas sociedades locales.
En Pakistán, estos asesinatos cuestan a diario la vida de entre dos y tres mujeres en un goteo que pasa casi desapercibido, y que, según explica la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), acumuló el año pasado 869 víctimas mortales, aunque la entidad alerta de que muchos casos quedan sin denuncia.
"Estos crímenes persisten por la impunidad de la que gozan los asesinos", indica un reciente informe de la HRCP, que denuncia que la tradición islámica de permitir la absolución del criminal si es perdonado por la familia de la víctima favorece a los agresores.

"Año INTERNACIONAL DEL RECICLAJE 2014"





martes, 20 de mayo de 2014

El destape machista de Cañete llega a la prensa internacional

El destape machista de Cañete llega a la prensa internacional
Las palabras del candidato del PP a las europeas sobre que debatir con una mujer es difícil porque mostrar "superioridad intelectual" parece "machista" le han valido artículos en The Guardian, Financial Times y Die Welt
Según el PSOE, que las expresiones machistas de Cañete hayan llegado a la prensa internacional le invalidan "para ser comisario" en Europa

Las supuestas dificultades que entraña debatir con las mujeres que desveló el pasado viernes el candidato del PP a las europeas, Miguel Arias Cañete, han llegado a la prensa internacional. Son pocas las noticias de la campaña electoral española que se han dado en las islas británicas o Alemania, pero las palabras del exministro sobre que debatir con una mujer es difícil porque mostrar "superioridad intelectual" parece "machista" no han pasado desapercibidas para The Guardian, Financial Times y Die Welt.
En este último, Cañete se ha hecho hueco por medio de un artículo de Tobias Buck, titulado " Old-school machismo inspires interest in modern Spanish politics". En el texto, el autor recuerda el debate entre el candidato del PP y la del PSOE, Elena Valenciano, y destaca que el exministro se dedicó a leer durante casi todas su intervenciones.
 
En Alemania, el conservador Die Welt se hace eco de ésta y otras salidas de tono de Arias Cañete sobre mujeres, duchas o camareros en un artículo titulado "España: el hombre de las cavernas y la superioridad de los hombres". La corresponsal del diario germano en Madrid, Ute Müller, señala que la impresión sobre la cercanía y campechanía de Cañete podría cambiar ahora tras unas declaraciones que han llevado a bautizarlo como 'HomoCañetus' en las redes sociales.

"Bring Back Our Girls" "Traer de vuelta a nuestras chicas"

http://www.diariovasco.com/internacional/africa/201405/12/presidente-nigeriano-optimista-sobre-20140512005340-rc.HTML
El secuestro de más de 250 niñas el pasado 14 de abril en una escuela secundaria de la aldea de Chinok mientras realizaban un examen ha conmocionado a la comunidad internacional. El Gobierno nigeriano ha recibido numerosas críticas por los que consideran que dio una respuesta tardía a esta tragedia.

Estados Unidos y Reino Unido ya han enviado a expertos para ayudar al Gobierno a encontrar a las niñas, que fueron secuestradas el pasado 14 de abril en su escuela secundaria en la aldea de Chinok, cuando realizaban un examen. Tienen entre 16 y 18 años.
Algunas vendidas por unos 13,50 dólares.

La secta islamista responsable de este ataque es un grupo de milicianos cuyo nombre significa 'La educación occidental es pecado' y que ha conseguido desestabilizar varias zonas del noroeste del país y que ha matado a miles de personas desde su nacimiento en 2009 con el objetivo de establecer un estado islámico en Nigeria.





Realizamos en el IES Villa de Mijas una gran pancarta para pedir la liberación de las adolescentes inocentes Nigerianas.
Realiza coda niño y niña del centro una flor con el nombre de una de las niñas secuestradas.
y trabajamos el tema de la falta de derecho a la educación de tantas niñas.
"NO MÁS MIEDO ENTRE LAS MILLONES DE JÓVENES NIGERIANAS POR SU EDUCACIÓN"



                                            



 
20 personas en la delegación española a ver la final de la Champion y 5 policías a ayudar a la resolución del secuestro de 200 niñas en Nigeria. No digo más. (Foto del muro de Sonia Villar) — con Asp Asturias.
 
 
 Son los mismos que expulsan mujeres nigerianas en vuelos de la Vergüenza, los mismos que las paran en controles racistas por la calle y que las maltratan en los centros de internamiento para extranjeros (CIES)? Cuánta hipocresía, por favor!
 

Sofonisba Anguissola, la única pintora del Prado

https://es.noticias.yahoo.com/blogs/arte-secreto/sofonisba-anguissola-la-%C3%BAnica-pintora-del-prado-154545880.HTML

Puede resultar sorprendente —y más aún que caigamos en ello tan pocas veces—, pero la célebre pinacoteca madrileña sólo tiene expuestas al público tres pinturas realizadas por manos femeninas, y en los tres casos son de la misma autora: Sofonisba Anguissola.

Las llamativas cifras no son indicativo, sin embargo, de una selección machista por parte de los responsables del Museo del Prado, sino una triste evidencia de la discriminación y las dificultades que sufrieron las mujeres artistas en otros tiempos.
En el Renacimiento, el aprendizaje artístico exigía que los alumnos se trasladaran a vivir a la vivienda del maestro lo que, en el caso de las muchachas, resultaba poco apropiado para la mentalidad de la época.
Por otra parte, las mujeres que, a pesar de todo se aventuraban en el mundo de la pintura, tenían prohibido estudiar anatomía y pintar desnudos, por lo que su aprendizaje nunca estaba en igualdad respecto al de sus colegas masculinos.
A pesar de estas y otras muchas dificultades e injusticias, Sofonisba logró destacarse en el panorama artístico de su época, un éxito en el que tuvo buena parte de culpa su padre, Amilcare Anguissola.
Este italiano perteneciente a la nobleza genovesa y con grandes inquietudes intelectuales se esforzó siempre porque sus siete hijos —seis chicas y un varón— recibieran una formación artística y humanística.
Sofonisba destacó pronto en el arte del dibujo y la pintura, así que su padre decidió enviarla a estudiar —acompañada por otra de sus hermanas, Elena— junto al maestro Bernardino Campi.  Cuando este cambió de ciudad, las jóvenes continuaron su aprendizaje con otro Bernardino, en este caso Gatti, conocido como 'el Sojaro'.
Con poco más de 20 años —en 1554—, Sofonisba destacaba ya por sus pinturas, y especialmente gracias a sus retratos, género en el que sobresaldría durante toda su carrera. Ese mismo año se trasladó a Roma para continuar con sus estudios artísticos, y en la Ciudad Eterna tuvo ocasión de conocer a uno de los grandes genios de la pintura: Miguel Ángel Buanorrotti

Gracias a los contactos de su padre, el maestro de la Capilla Sixtina accedió a orientar a la joven artista, dándole numerosos consejos y ofreciéndole su experiencia artística. Aunque de forma no oficial, Sofonisba recibió la ayuda y enseñanzas de Miguel Ángel durante casi dos años.
Cuando en 1558 la joven pintora se trasladó a Milán, ya había desarrollado sus magníficos retratos, caracterizados por plasmar a sus modelos en poses informales.
Una vez en la Lombardía, el poderoso Duque de Alba se interesó por su obra y le encargó un retrato, quedando tan contento con el resultado que decidió recomendar a la joven en la corte española de Felipe II.


Fue así como Sofonisba, a sus 27 años, fue invitada formalmente por Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II, a ejercer como dama de compañía de la reina y pintora de la corte.
Una vez en España, la artista de Cremona consiguió destacar entre los artistas del momento, encargándose de realizar numerosos retratos a los miembros de la familia real.
Durante parte de este tiempo —estuvo en la corte del monarca español durante 20 años— trabajó en colaboración con el pintor Alonso Sánchez Coello, cuya obra influyó de forma notable en su estilo, lo que con los siglos terminó por causar errores de atribución en varias de sus obras.
De hecho, uno de los retratos más célebres de Felipe II, con el monarca representado en su madurez, fue erróneamente atribuido a Coello hasta fechas muy recientes.
Por desgracia, no es la única pintura que ha sufrido ese mismo error. Su proximidad de estilo a otros artistas que influyeron en su obra —o en los que influyó— en aquellos años ha llevado durante mucho tiempo a identificar algunas de sus obras como creaciones de Tiziano, Zurbarán o incluso El Greco.
Todos ellos grandísimos pinceles, por lo que incluso el hecho de que se confundieran sus obras con las de estos maestros de la historia del arte da buena muestra de la altísima calidad de las creaciones de Sofonisba.
Estos errores de atribución no sólo se debieron a las semejanzas estilísticas con otros artistas, sino también al hecho de que la italiana no firmase las pinturas que realizó en la corte española.
Autorretrato en sus años de vejez | Crédito: Wikipedia.

Tras la muerte de Isabel de Valois, a quién sirvió como dama durante tantos años, Sofonisba acabó por contraer matrimonio en 1570 con Fabrizio de Moncada, hermano del virrey de Sicilia, por lo que terminó trasladándose allí. La artista enviudó nueve años después y volvió a casarse, en esta ocasión con un noble genovés llamado Orazio Lomellino.

Sofonisba acabó sus días en Palermo, donde murió a los 93 años convertida en una artista de gran talento. De hecho, fueron muchos los jóvenes pintores que, como Anton Van Dyck —quien la retrató anciana—, acudieron a visitarla y recibir sus consejos.
[Te puede interesar: Las visiones místicas de Hildegarda de Bingen]
Su legado alcanza hoy una cincuentena de lienzos repartidos por distintos museos europeos, aunque muchas de sus obras se perdieron para siempre durante un incendio en el Palacio Real de Madrid.
Por suerte, Sofonisba Anguissola dejó también un legado que no podía consumirse entre las llamas: logró cambiar en buena medida la mentalidad de su época, abriendo el camino para que, en su tiempo y en siglos venideros, otras mujeres de talento pudieran seguir sus pasos.

lunes, 19 de mayo de 2014

sábado, 17 de mayo de 2014