sábado, 13 de octubre de 2012

El poder de la superación en Palestina

Estos pies, que funcionan cual manos, son de Aya Masud . Nació hace nueve años en la franja de Gaza sin brazos pero su deficiencia no la ha impedido llevar una vida normal gracias a su capacidad para hacer con los pies lo que el resto hace con las manos. Aya quiere ser de mayor profesora, un sueño que la anima a trabajar duro y seguir adelante, pese a su minusvalía. Si un tratamiento especializado fuera de Gaza no le ayuda a superar algunos problemas de salud, Aya será una vez más la foto de la impasividad de un mundo rico que no quiere mirara a los pobres y a los desgraciados por miedo