sábado, 11 de diciembre de 2010

"LA LENGUA CASTELLANA ES MACHISTA"





Zorro = Héroe justiciero
Zorra = Puta

Perro = Mejor amigo del hombre
Perra = Puta

Aventurero = Osado, valiente, arriesgado.

Aventurera = Puta

Cualquier = Fulano, Mengano, Zutano
Cualquiera = Puta

Callejero = De la calle, urbano.
Callejera = Puta

Hombrezuelo = Hombrecillo, mínimo, pequeño
Mujerzuela = Puta

Hombre público = Personaje prominente. Funcionario público.
Mujer pública = Puta

Hombre de la vida = Hombre de gran experiencia.
Mujer de la vida = Puta
Puto = donjuan
Puta = puta

HEROE = Ídolo.
HEROÍNA = Droga

ATREVIDO = Osado, valiente.
ATREVIDA = Insolente, mal educada.


SOLTERO = Codiciado, inteligente, hábil.
SOLTERA =
se queda para vestir santos, lenta, ya se le fue el tren.
B5A775064B7C4CDE84E8F62563553686@juanisa
DIOS = Creador del universo y cuya divinidad se transmitió a su Hijo varón por línea paterna.
DIOSA = Ser mitológico de culturas supersticiosas, obsoletas y olvidadas.


SUEGRO = Padre político.
SUEGRA = Bruja,
metomentodo, etc.

MACHISTA = Hombre
muy macho.
FEMINISTA = Lesbiana.


DON JUAN = Hombre en todo su sentido.
DOÑA JUANA = La mujer de la limpieza


8EA3CC5CEE114A40B04684882DF333C3@juanisa

martes, 7 de diciembre de 2010

GERDA TARO

El pasado 1 de agosto se cumplieron 100 años del nacimiento de Gerda Taro, la primera fotoperiodista que perdió la vida en un conflicto bélico aunque ha sido más conocida por ser la pareja de Robert Capa (el húngaro André Friedmann) considerado el mejor fotógrafo de guerra de la historia.
Se conocieron en 1934 en París -dónde llegaron huyendo del nazismo- y comienzan a trabajar en colaboración. Con el fin de mejorar su precaria situación laboral y económica, y como estrategia ante la numerosa competencia en el mundo de la fotografía y el antisemitismo que cada día se extendía más por Europa, Gerda inventó la figura del famoso y rico fotógrafo américano Robert Capa (nombre con reminiscencias hollywoodenses) para el que se supone que trabajaban ambos: André como empleado de laboratorio y Gerda como representante.
También Gerda cambió su apellido (Pohorylle) por el sonoro Taro en homenaje al pintor japonés Taro Okamoto.
Gerda y André estuvieron juntos en los frentes de la guerra civil española reflejando los combates, el drama del conflicto, las consecuencias de la destrucción de las poblaciones y los ataques a la población civil (izqda.: foto de Gerda Taro de los refugiados malagueños).
Luchan contra al fascismo utilizando su mejor arma, la fotografía. Según las propias palabras de Capa: "Las fotos están ahí, esperando que las hagas. La verdad es la mejor fotografía, la mejor propaganda".
Esta colaboración ha contribuido a que buena parte de la obra de Taro haya sido atribuida a Capa. De hecho, el libro Death in the making publicada por Capa tras la muerte de Taro con fotos de la guerra de ambos no especifican el autor de cada foto, ya que trabajan con total igualdad compartiendo la autoría de de todos los trabajos e incluso las cámaras hasta la muerte de Taro. El libro fue dedicado a "Gerda Taro que pasó un año en el frente español, donde se quedó para siempre".
Taro sufrió los horrores de la guerra. Ella misma escribió unos meses antes de su muerte en una carta a una amiga:"Tengo 25 años y sé que esta guerra es el fin de una parte de mi vida, el fin tal vez de mi juventud. A veces me parece que con ella terminará también la juventud del mundo. La guerra de España nos ha hecho algo a todos. Ya no somos los mismos: el tiempo en el que vivimos está tan lleno de cambios que es difícil reconocerse en cómo éramos todos nosotros hace apenas dos años. No me puedo ni imaginar lo que queda por venir".

Coincidiendo con los 70 años del fin de la guerra civil, se ha podido ver en el Círculo de Bellas Artes de Madrid casi un centenar de fotografías que Taro realizó en la guerra civil española.
Esta muestra ha sido organizada por el International Center of Photography de Nueva York y también ha viajado a Londres, Milán y Barcelona. En ella se ha exhibido, por primera vez la obra de Robert Capa junto a la de Gerda Taro, desvelando los trabajos comunes realizados por ambos entre 1936 y 1937 tras una complicada tarea de catalogación encabezada por Cornell Capa (hermano del fotógrafo) y gracias a la aparición de la «maleta mexicana», con unos 300 originales suyos.